Líder Uno: Cambiando el paradigma de la seguridad

/

Líder Uno es un proyecto que me hizo crecer mucho. Fue una montaña rusa, sin duda. Lo bueno es que yo amo subirme en ellas y volverme a formar al salir. Pero como todo viaje que vale la pena recordar, tuvo retos que me retaron a un grado que no había conocido antes. Fue como hidra de 21 cabezas: amenazante, poderosa y hermosa. Sudé, lloré y sangré, metafórica y literalmente al enfrentarla.

La misión era convencer, desarrollar y empoderar a líderes conscientes de la seguridad de la gente que la rodea. No era un proyecto de seguridad convencional, de policías y ladrones, el bien contra el mal, las zanahorias y los palos. Se trataba de cambiar el paradigma de la organización, a nivel nacional, sobre cómo vivían la seguridad. No se trataba de agregar tareas ni poner estrellas de plata en uniformes, sino de adoptar de cambiar la cultura de trabajo donde la seguridad fuera el camino y la forma de hacer las cosas, no una meta en sí misma.

Recuerdo muy bien el primer día que facilitamos el curso en Guadalajara. Siento que es similar a cuando entrenas a un chico o una chica todo un verano para un torneo de Tae Kwon Do que será en octubre y por fin llega el día del primer round. Había gente muy importante en la sala, la cual tiene el poder de influencia de legitimar o desinflar nuestro programa. Teníamos que ganar el round.

Si nuestro programa fuera un niño o niña taekwondoín, sí le hubiera comprado su cono de nieve esa noche, porque venció con ganas y con técnica. Eso fue en abril y nos mandó de gira por demanda de las sedes. Mérida, Chihuahua, Villahermosa, Monterrey, Tecate, entre muchas otras ciudades pidieron Líder Uno. Y yo, yo estaba tan contento de comprarle nieve al niño o la niña por su gran éxito y corazón. Fue sentado en Baja California cuando mi clienta compartió conmigo una noticia que me enchinó la piel. Una vez al año, todos los países en los que tiene presencia Heineken, se reúnen para compartir sus proyectos de seguridad.

Este año el evento fue en Roma, Italia. Heineken México presentó a Líder Uno como su concursante. Después de exponer los detalles del programa, más de 90 delegaciones a nivel mundial votaron por el proyecto que les pareció más impactante. Líder Uno ganó por votación unánime el premio al Proyecto de Seguridad del Año 2017 de Heineken Global.

Heineken

Ya no tengo nieve qué comprarle. Creo que como diseñador instruccional siempre sientes cariño y orgullo de los programas que creas y desarrollas. Con Líder Uno fue diferente. Mi hidra, mi pinocho y el proyecto que más me ha retado, Líder Uno fue un viaje que me cuestionó como nunca me había pasado. Me siento lleno y agradecido. ¡Qué terror tan amoroso!

by Arturo González
Por

Leave a Reply

Your email address will not be published.